El Sello Dieta Mediterránea consta de 4 Principios, requisitos esenciales para certificar una auténtica cocina mediterránea:

1. CONFORMIDAD CON EL MODELO DE LA PIRÁMIDE DE LA DIETA MEDITERRÁNEA
2. USO DE PRODUCTOS DE TEMPORADA
3. USO Y OFERTA DE PRODUCTOS TRADICIONALES
4. TRANSPARENCIA EN LA INFORMACIÓN DE LOS ALIMENTOS

Para cada principio se define un conjunto de requisitos, que se utilizará para llevar a cabo la valoración del restaurante. Esta valoración será realizada por un auditor o certificador, utilizando una lista de verificación predefinida. Se preparará un informe final de valoración y certificación, con una lista de recomendaciones para su mejora. La valoración de los restaurantes se basa principalmente en el análisis de distinta documentación y, en algunos casos, también podría complementarse con una visita in situ. Las actividades de los auditores del proyecto DM se pueden concebir como una simple valoración y no como una auditoría real basada en los principios de la ISO.

Se presentará el informe de valoración a un Comité Nacional que decidirá sobre la entrega de la marca de calidad. La composición del Comité será sugerido por los partners nacionales del proyecto, en este caso, la Fundación Dieta Mediterránea.

Ventajas para el restaurante:
 Visibilidad para el restaurante.
 Relación con las actividades promocionales.

Ventajas para los consumidores:
 Carta con una selección de productos locales.
 Carta compuesta por platos elaborados con recetas tradicionales y/o en sintonía con la
Dieta Mediterránea.
 Orientación al cliente.
 Compartir información y sensibilización sobre la Dieta Mediterránea.

VALORACIÓN A TRAVÉS DE CINCO PRINCIPIOS

Conformidad con el modelo de la pirámide de la dieta mediterránea

El primer principio está diseñado para valorar si el restaurante ofrece una lista de platos que siguen las sugerencias basadas en el modelo alimentario de la pirámide de la Dieta Mediterránea. Un estilo de vida sustentado por este modelo debe preferir los alimentos situados en la base de la pirámide y comer una cantidad moderada de aquellos alimentos que se encuentran en los niveles superiores. Las verduras y las frutas, que son la base de la pirámide, deben ser consumidos con frecuencia y en grandes proporciones puesto que proporcionan nutrientes esenciales y sustancias protectoras que contribuyen al bienestar general y al mantenimiento de una dieta equilibrada. Los alimentos ubicados en la parte superior de la pirámide, tales como los derivados de origen animal, generalmente ricos en azúcares y grasas, se deben comer con moderación.

A continuación, se exponen los requisitos que se utilizan para evaluar el restaurante según el primer principio:
1. El uso de aceite de oliva como principal fuente de grasa añadida (más del 50%), mejor si es aceite de oliva virgen extra.
2. El uso de verduras, frutas y legumbres.
3. El uso de frutos secos, mejor sin sal y no fritos.
4. El uso de pescado (blanco o azul) y/o marisco
5. El uso de productos de cereales (pasta, arroz, cuscús, integrales)
6. Presencia de platos de carne
7. Oferta moderada de productos lácteos
8. Oferta moderada de huevos
9. Uso de la fruta fresca como postre
10. Carta de vinos
11. Bebida tradicional, preferentemente con un bajo contenido de azúcar añadido 12. Tamaño de las raciones

Transparencia de la información de los alimentos

El segundo principio está diseñado para valorar si el restaurante ofrece suficiente información sobre la composición de los alimentos; curiosidades históricas y tradicionales; y los métodos de cocción.
Estos son los requisitos que se utilizan para valorar el restaurante según el segundo principio: 1. Evidencia de los ingredientes utilizados para los platos
2. Apunte histórico y tradicional de los platos principales
3. Anexo con la información nutricional de algunos ingredientes
4. El uso de métodos de cocción ligeros
5. El uso limitado de grasas para cocinar

Uso de productos de temporada

El tercer principio está diseñado para comprobar si el restaurante utiliza preferentemente los productos frescos para la preparación de los platos, cuanto mejor si vienen de un lugar no muy lejano.

Estos son los requisitos que se utilizan para valorar el restaurante según el tercer principio: 1. La frescura de las materias primas
2. Kilometro Cero

Uso y oferta de productos tradicionales

El cuarto principio está diseñado para valorar si el restaurante utiliza productos tradicionales y/o certificados para la preparación de platos.

Estos son los requisitos que se utilizan para valorar el restaurante según el cuarto principio: 1. El uso de productos procedentes de la zona del Mediterráneo
2. El uso de productos tradicionales del país
3. El uso de productos certificados
4. Conciencia sobre los productos e ingredientes tradicionales o certificados

Promoción del estilo de vida de la dieta mediterránea

El quinto principio está diseñado para comprobar si el restaurante promueve las tradiciones históricas y la preservación de los elementos culturales, como parte del estilo de vida de la Dieta Mediterránea.

Estos son los requisitos que se utilizan para evaluar el restaurante según el quinto principio: 1. Aspecto de la mesa
2. Diseño del restaurante
3. Actividades de promoción

PRECALIFICACIÓN

El comité técnico ha acordado establecer un conjunto de normas de precalificación básicas para el desarrollo de la valoración. Se propone considerar los siguientes aspectos como obligatorios: la seguridad alimentaria, la higiene y la regulación local para iniciar y administrar un restaurante.

PLAN DE CALIDAD

El proceso de valoración se puede resumir en los siguientes puntos:

  • Análisis de los documentos enviados por el restaurante.
  • Recopilación de las checklists por parte del auditor/certificador.
  • Inspección aleatoria in situ.
  • Preparación del informe de certificación con un marcador final de la temporalidad de la certificación y la lista de recomendaciones.
  • Confirmación del sello de calidad por el Comité nacional.

SOLICITUD

El Sello para Restaurantes Dieta Mediterránea aporta valor añadido y proyección internacional a los restaurantes españoles, certificando una gastronomía y alimentación saludable mediante la oferta de una auténtica Dieta Mediterránea en sus cartas y menús.

Situará los restaurantes españoles como referentes locales en gastronomía mediterránea frente a la demanda turística en alimentación saludable y Dieta Mediterránea.

Si está interesado en certificar su restaurante, rellene los siguientes datos:

En cumplimiento de lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, la FUNDACIÓN DIETA MEDITERRÁNEA le informa que sus datos formarán parte de un fichero responsabilidad de esta entidad y que serán utilizados con la exclusiva finalidad de mantener el contacto necesario entre Ud. y la Fundación para la consecución de los fines fundacionales de ésta y en este caso del Proyecto Europeo MedDiet, en la constitución del Sello de Restaurantes MedDiet. En todo momento, tiene el derecho a acceder, rectificar y cancelar sus datos, dirigiéndose por escrito a la dirección de la FUNDACIÓN, c/ Johann Sebastian Bach, nº 28, 08021 Barcelona.